Biografía »

Francisco Aldemar Franco Zamora, héroe de guerra, nació el 12 de noviembre de 1974 en Arauca, fue Sargento Viceprimero del Ejercito Nacional del Cuerpo Logístico, servicio técnico de sanidad, quien se ha especializado como enfermero de combate.

SV. LOG Franco era hijo de Francisco Borja Franco Rodríguez y Gladys María Zamora Cohete, esposo de Sandra María Sánchez Castiblanco y padre de Brayan Andrés Franco Sánchez.

Ingresó al Ejército Nacional el 1 de marzo de 1995 a prestar su servicio militar hasta el 31 de agosto de 1996, fue soldado voluntario desde el 1 de enero de 1997 hasta el 28 de febrero de 1999 y ascendió a suboficial el 1 de marzo de 1999, con una carrera militar íntegra.

Entra las Unidades Militares en que prestó su servicio a la patria se encuentran: Batallón de Infantería # 21 Batalla Pantano de Vargas – Batallón de Contraguerrillas # 13 Cacique Timanco – Batallón de Contraguerrillas # 2 Los Guajiros – Batallón de ASPC # 27 Simona de Luz Duque de Alzate y Battalón de Contraguerrillas No. 86 SP. Humberto Rojas. En las cuales desempeñó los cargos de Comandante de Sección, Comandante de Escuadra, Instructor de Lanceros, Profesor Uniformado y Enfermero.

Su formación académica en el estamento militar incluyó los cursos de socorrista de combate, paracaidismo militar, lancero y enfermero militar; los diplomados de Derecho Internacional de los Conflictos Armados y Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Se destacó además como instructor de enfermero de combate.

Su excelente desempeño como suboficial del Ejército se evidencia en las múltiples condecoraciones que recibió, entre las que se encuentran: el distintivo como Lancero del Ejército, el distintivo de buena conducta, el distintivo de profesor militar, el distintivo de paracaidista militar, el distintivo de instructor de lanceros y la medalla de la Escuela de Ingenieros. Así como las constantes felicitaciones de sus superiores por resultado de revista, espíritu de cuerpo, cumplimiento de funciones y responsabilidades, aplicación de conocimiento de desarrollo de operaciones militares, condiciones profesionales, condiciones personales, comportamiento en actos públicos, desempeño, capacidad de dinamismo, cumplimiento de deberes académicos, cumplimiento de objetivos propuestos, conocimiento e idoneidad de las materias, consagración al trabajo, resultados y profesionalismo.

Vida y carrera que terminan por el actuar de grupos armados ilegales. El día 21 de marzo de 2009, en desarrollo de la misión táctica Mariscal, el SV Francisco Aldemar Franco Zamora, como enfermero de combate, acude a extraer a un suboficial herido por campo minado de las FARC. Durante la operación de socorro, a orillas del río Vaupés, la unidad es atacada por este grupo, que posteriormente secuestra al Suboficial.

El 10 de diciembre de 2011, gracias a la confesión de alias el gringo, desmovilizado de las FARC, son encontrados, con señales de tortura, los restos del militar asesinado en cautiverio.

En este caso se presentan múltiples infracciones al DIH, en primera instancia, el uso de armas prohibidas, como el campo minado al que caen los militares que el SV. Franco acude a rescatar; toda vez que se trata de minas que no pueden ser dirigidas contra personas determinadas, a las que no puede controlarse su accionar, además de ocasionar daños indiscriminados, en la medida que son manipuladas con materia fecal, vidrios, entre otros elementos.

La siguiente infracción a la normatividad humanitaria que se cometió por parte de las FARC fue atacar a la misión médica para el rescate de los heridos por campo minado que se encontraba al mando del SV. Francisco Aldemar Franco Zamora, toda vez que se encontraban en el escenario de las hostilidades para asistir a las víctimas, situación que les otorga el estatus de persona protegida.

El principio de distinción fue doblemente infringido por el grupo armado ilegal, toda vez que posterior al ataque a la misión médica, fue secuestrado el SV. Franco, en su condición de enfermero de combate.

Como si no fuera suficiente, este enfermero de combate, estando en cautiverio, fue torturado y asesinado. Es de anotar que su familia nunca recibió noticias ni prueba de supervivencia del militar secuestrado, y únicamente fue por declaraciones de un desmovilizado que sus restos pudieron ser encontrados.

Crímenes de guerra y de lesa humanidad sufridos por un héroe que prestó sus servicios a la patria y terminó en manos de un grupo armado que no respeta las mínimas normas humanitarias de los conflictos, tratando se rescatar las víctimas de una arma prohibida por el derecho internacional humanitario y la costumbre.

Son estos hechos los que impulsan al Observatorio de Derecho Internacional Humanitario de la Defensoría Militar a hacer un homenaje al SV. Francisco Aldemar Franco Zamora y su familia, para que su crimen no quede en el olvido y permita difundir las atrocidades que a diario cometen los grupos armados ilegales que se enfrentan al Estado colombiano con las más despreciables estrategias de guerra.