Víctimas / Mujeres »

Por: Kelly Chaib De Mares (1)

“Las guerras las deciden los hombres, las padecen sobre todo las mujeres y mueren indefensos los niños y las niñas. Las niñas son doblemente víctimas: como infancia y como mujeres”(2).

La protección especial que gozan las mujeres en el marco del Derecho Internacional Humanitario no se otorga en términos de vulnerabilidad, más si se tiene en cuenta que las mujeres no son pasivas en contextos de conflicto armado, ya sea porque luchen de forma activa por su resolución y el restablecimiento de la paz, o actúen como miembros de las fuerzas armadas regulares, de grupos armados al margen de la ley, o de servicios de apoyo.

Así, la normatividad humanitaria las protege como combatientes, limitando los medios y métodos de combate, como combatientes capturadas, enfermas, heridas o náufragas, y como miembros de la población civil que no participa en las hostilidades.

En este orden de ideas, las repercusiones de los conflictos armados en las mujeres son múltiples, tales como, inseguridad física y económica, pérdida de seres queridos, un riesgo mayor de violencia sexual, e incluso la muerte, y dependerá de sus características personales, su entorno social, económico, político y cultural, sus necesidades particulares, vulnerabilidades y mecanismos propios de adaptación(3).

__

(1) Abogada, especialista en Procedimiento Penal Constitucional y Justicia Militar, magister en Seguridad y Defensa Nacionales. Promotora de Derechos Humanos con la Defensoría del Pueblo y conciliadora en derecho. Asesora en Derecho Internacional Humanitario de las Fuerzas Militares, Investigadora de la Defensoría Militar, y con experiencia docente e investigativa en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario.
(2) MARTÍN MEDEM, José Manuel, “La Guerra Contra los Niños”, España: El Viejo Topo, 1998, p. 36.
(3) COMITÉ INTERNACIONAL DE CRUZ ROJA, “Responder a las necesidades de las mujeres afectadas por conflictos armados”, Ginebra: 2006.


Leer el documento completo: Abrir